Logotipo Ciriza

Plaza San Rafael nº 1, 2 y 3 bajos.

31005 Pamplona. Navarra (Spain)

T: +34 948 228 543

    +34 948 221 719

    +34 610 275 472

estudio@carlosciriza.com

comunicacion@carlosciriza.com

Tiempo y Espacio. Espíritu y Materia.
M Torres recibe a sus clientes y amigos con una estructura monumental de Carlos Ciriza.

20 junio 12

Tiempo y Espacio. Espíritu y Materia.
M Torres recibe a sus clientes y amigos con una estructura monumental de Carlos Ciriza.

La obra que aquí presento, ...

.... fruto de un intenso período de reflexión, nace como un robusto tronco, como un árbol que va creciendo y expandiéndose, al igual que lo hace el grupo MTorres. Asentada sobre una potente base de hormigón armado con diferentes anclajes como diferentes secciones o áreas tiene la empresa. Brota sólidamente del suelo como una declaración viva de fuerza y persistencia de la materia, y lo hace con una atenta mirada al entorno que le rodea, campos y montaña y hacia el entorno más abierto y extenso.

Un importante referente que mira atento hacia adentro y, sobre todo, hacia fuera como contribución a lo universal. Esta escultura monumental contemporánea implica aspectos filosóficos, artísticos, arquitectónicos, paisajísticos y ambientales, así como los propiamente éticos y define una serie de pensamientos con lo tridimensional y los juegos establecidos, llenos-vacíos creando un diálogo permanente entre los mismos y proporcionándonos un gran símbolo nuevo y sugestivo.

La obra consta de dos grandes estructuras con diferentes elementos circulares donde el aire vibra en el espacio haciendo un camino natural entre las formas, el tiempo y el espacio, y en donde se refleja una profunda unión entre el espíritu y la materia. Dichos bloques mantienen una importante separación entre ambas, así se crea un vacío incorporado interior, una trayectoria, un camino que a la vez se une y se complementa entre si como fuerzas superiores que sugieren la resistencia y fortaleza del espíritu humano.

La parte superior tendida hacia arriba, hacia el cielo proyecta una fuente de expansión y descansa sobre una base menor transmitiendo una gran sensación de equilibrio y acumulación de fuerzas y de fuerte asentamiento a la tierra.

Los dos elementos esenciales de líneas puras, nítidas y definidas, ponen de manifiesto una potente sensación de unidad, de orden estableciendo un contrapunto con las formas curvas de la parte superior, logrando así un espacio lleno de energía dinámica.

Su estratégica ubicación contribuye a ser un punto focal de la referencia de todas las miradas ya que se asienta en el centro de dos planos o fachadas, y tiene como escenario posterior más cercano un conjunto de arboladas que la rodean. El observador se sentirá tentado a acercarse a caminar alrededor de la escultura y observará en primer plano el juego de las formas y volúmenes, el equilibrio existente, los espacios llenos y vacíos así como las diferentes texturas y matices generando una serie de sensaciones e interrelaciones que se pondrán de manifiesto cuando la contemple desde los diferentes ángulos.

Estos bloques de acero iluminados artificialmente, o por el sol generan una llamativa trama de luces y sombras que duplicará su movimiento. Curvas y contra curvas, formas redondeadas que se envuelven unas con otras, recogiendo la energía de un espacio interior, de un lugar que se asienta con fuerza y que se proyecta al exterior.

Una obra en definitiva muy sólida, armónica y con gran contenido filosófico, de gran impacto visual y energía contenida, creando así todo un universo.

Se trata de una escultura de plena contemporaneidad, dentro de mi trayectoria artística realizada a escala monumental que contempla diversos aspectos en torno al desarrollo de la empresa y sobre todo a la filosofía y pensamientos de su creador, Manuel Torres Martínez. La obra supone también un estudio arquitectónico, urbanístico y paisajístico, así como de formas en el espacio y sus huecos como parte esencial de la obra, creando una interrelación entre los espacios internos y externos, y su importante relación con el ambiente exterior en el que la pieza se ubica y con el que se integra.

Observando la escultura en toda su grandeza, y abarcando su monumentalidad se aprecia como desde el espacio existente entre los diferentes volúmenes se crea una armonía propia de gran entereza visual. La solidez y el "calor" del hierro contrastan con la frescura que transmite la hierba sobre la que se eleva la escultura y que, en definitiva, cubre todo el espacio natural circundante.

Formada por generosos elementos de acero, expresando y formando espacios curvos, y en el que la sugerencia de sus formas toma interés relevante, queda perfectamente asentada mediante la fuerza de la gravedad, que la atrae logrando que las fuerzas opuestas se armonicen y unifiquen, así la escultura queda perfectamente enraizada en la tierra y se presenta como un cuerpo que brota naturalmente de ella.

De apariencia serena y armónica para la contemplación esta escultura se eleva a modo de homenaje al trabajo y tesón primero de su fundador y posteriormente, siguiendo su ejemplo, de un nutrido grupo de personas y profesionales que contribuyen a que el grupo MTorres crezca y se expanda.
 

© 2010. Todos los derechos reservados

Desarrollo: 3emultimedia I Diseño: Obeliacreativos